El Pueblo: Libro de Becerro

Portada del Libro Becerro

Por los años 50 del siglo XVIII, los obispos ordenan a los párrocos de cada villa o aldea de sus respectivas diócesis escribir la historia de sus parroquias, haciendo constar en un libro con pastas de piel de «becerro» los principales acontecimientos e historia de sus feligresías, así como costumbres, crónicas y relación de fundaciones, mayordomías y bienes de sus iglesias.

Este libro de «Becerro» constituye por aquellos tiempos la crónica viva y actual de la vida de nuestro pueblo en los años 60 del siglo XVIII, pues su autor, D. Jacinto Rodríguez Flores, párroco de esta aldea, con letra de su propia mano y deliciosos dibujos capitales, nos narra la historia de los orígenes de Gavilanes, sus tradiciones y costumbres, gobierno, situación, limites, así como rentas, fundaciones, propiedades y demás cosas que atañen al buen gobierno de su parroquia.

Nace D. Jacinto en Gavilanes «hixo lexitimo de Manuel Rodriguez y Maria Flores y sobrino del antecedente (se refiere a su tío D. Felipe Rodríguez, teniente cura hasta su muerte el 8 de abril de 1761). Se le presentó la capellanía en mayo de 1761 ya dicho: canta misa primera el dia catorce de febrero de 1761, patrono de su presentación Custodio Fernandez, Ventura Muñoz y Francisco Martinez, alcalde y regidores de este lugar de Gavilanes». No sabemos el año de su nacimiento ni muerte, pero ésta le debió llegar a edad muy avanzada, porque en el capítulo XX, «Inventario de los Libros de esta Iglesia», y en el apartado de Difuntos, reseña lo siguiente: «Otro Libro de Casados solamente, que al presente rige y comienza con la Partida de Miguel Fernández y Josefa Martín Chorrillo en 4 de Agosto de 1753 folio 1.-Contiene 193 folios y finaliza con la partida de Fermín Blazquez y Benita López en 16 de diciembre de 1835…» Así pues, si D. Jacinto canta su primera misa en 1761, suponiendo que en esas fechas tuviese de veintidós a veinticuatro años y su última reseña en libro de becerro la realiza en 1835, tendría aproximadamente en esa fecha unos noventa y siete años, edad que ya quisiera uno llegar con la firmeza de carácter que se adivina aún en su caligrafía.

Durante los dilatados años en los que ejerció como Teniente Cura de nuestro pueblo, la obra de D. Jacinto es inmensa, con una actividad sin límites y una sed de investigación desbordante, y aunque como él mismo humildemente confiesa…, «algunas noticias pongo que creo que son verdaderas, pero el lector hará el juicio que quiera: Aunque debe creer que me ha costado bastante trabaxo y cuidado el saberlas y cohordinarlas…» y carecer casi siempre de fuentes escritas, su inquietud le llevaría a consultar toda fuente oral y archivos a su alcance, como son los de la parroquia de Lanzahíta, cabeza de las iglesias de Gavilanes y Mijares, y los de la Villa de Mombeltrán, cabeza del señorío. Gracias a ello, el mensaje transmitido en sus escritos ha llegado a nosotros tan actual y fresco como el día que lo redactó.

Comienza el Libro de Becerro con dedicatoria a «A la Magnifica y Santa Ana, madre de Maria y abuela de Jesucristo, Titular de esta Iglesia y Patrona de este Pueblo…», y después de ciertas loas e historia de Santa Ana, termina con la dedicatoria «Y asi os dedico cohordinación y disposición para el mejor régimen y gobierno de vuestra Iglesia para que sus memorias estén siempre en memoria en el tracto sucesivo a honra de vuestro Nieto Jesús, Gloria de vuestra Hija Maria y a mayor culto y veneración vuestra».

Continúa D. Jacinto haciéndonos saber los motivos que le mueven a escribir el Libro, y es el mandato de su visitador el Licenciado D. Antonio Salamanca Cano «…para que se hiciese un Libro de Becerro en donde se pusiesen las cosas con la mayor formalidad y distinción de esta parroquial Iglesia de Señora Santa Ana de este lugar de Gavilanes…», y termina pidiendo disculpas por los posibles errores que pudiese cometer… «por esta no harán caso de borrones y por aquella me disimularán los sustanciales defectos con que quedo contento y sano en su conducta».

El capítulo I lo dedica a escribir la historia, fundación, límites, distancias, economía, accidentes geográficos y lugares principales de nuestro pueblo. Por su interés, creo mi deber transcribirlo en su totalidad en este libro.

Página del Libro de Becerro

Capítulo I.

SOLO A DIOS EL HONOR Y LA GLORIA. Salmo 101. El pueblo que será creado alabará al Señor.
Capítulo lº. De la Situación, Govierno, Vezindad, Fuentes, Xurisdizión y otras Noticias de éste lugar de Gavilanes.
Yace esta Población con el nombre en lo antiguo de los Gavilanes, y oi con solo Gavilanes a las Faldas de las Sierras que dividen las dos Castillas al medio día en donde habitaron los moros cuando poseieron infelizmente las Españas los ochocientos años, aun por eso se llama aquesta Tierra desde el Puerto del Pico asta esta dicha, las Ferrerías de Avila.
Dicha población goza buen temperamento templado así en Ivierno como en el Estío. En aquel de los erizados frios, y en este de los ardientes calores: para que verifique aquel refran «al pie de la sierra o a cien leguas de ella». Goza dicho pueblo de todos aires, pero los principales son el Austro o Cierzo que le purifica y el del Poniente que le trae abundantes y copiosas aguas.
ESTA entre dos arroyos o gargantas caudalosas, con las que riegan sus moradores prados y castañares, con otro menos caudaloso arroyo que sirve para el pueblo. Tiene a las cercanías que dista media legua la Villa de los Mixares, antiguamente, y ahora sólo Mixares entre Oriente y Septemtrion y de allí una legua el puerto que llaman de Mixaras que da tránsito de ambas Castillas. Al poniente está a una legua larga de mal camino la Villa de Pedro Bernardo. Al medio día como a legua y media está el rio Tietar que divide las Xurisdiziones de este Estado de Mombeltran, y el de Navamorquende: es de corto caudal en el verano aunque en ivierno crece, y entre él y este pueblo se halla el despoblado de las Torres, lugar antiguo. Dista este lugar de la Corte al Oriente veinte leguas, al Septemtrion de Avila de quien y a quien está sujeto en lo espiritual por ser su Obispado dista nueve leguas. Al poniente dista cuatro de Mombeltran de cuyo señorío es y Xurisdizión por estar incorporada con la suya.

Señorío. El señor dél es el Excelentisimo Señor Duque de Alburquerque, Grande de España que lo es de su cabeza ya dicha Mombeltran y las siguientes Villas: Lanzaita, San Esteban, Villarexo, Cuebas, Pedro Bernardo y Mixares; Aldeas: ésta de Gavilanes, Santa Cruz, Serranillos, Arrollo Castaño y la Higuera: en todas cobra las alcabalas y pone justicias.

Fundación. Su fundación esta en el archivo de Mombeltran según me dixo Don Luis Perez Martínez abogado de los Reales Consejos y Corregidor que fue bastantes trienios en este Estado. Quien dixo también ser más antigüo que Pedro Bernardo y Mixares.

Llamarse Gavilanes por ahora sé ignora pero se discurre que sus primeros fundadores tendrían el apellido Gavilanes, como al presente los ai en muchas partes; y así es verisimil el apellidarse el lugar con el nombre del fundadorª como de Rómulo Roma; de Alexandro Alexandría y de Pedro Bernardo eran dos se hizo y formó el nombre de la dicha Villa de Pedro Bernardo.

Vezindad y Gobierno.
Su vezindad será de ciento y quince vezinos los ochenta matrimonios y los restantes hasta los ciento quince de viudos y viudas: Se compone esta vezindad de cuatrocientas y ochenta personas grandes y pequeñas.
En lo real que es gobernado por un alcalde, dos rexidores y un alguazil: en lo espiritual por un párroco propio que lo es de la Villa de Lanzaíta como capital que está al Poniente dos leguas, de la dicha de Mixares y del despoblado dicho de las Torres; pero por cuanto el dicho Cura Párroco asiste el cuarto en orden en el dicho anexo de Mixares habiendo los otros antecedentes en la de Lanzaita. Por pleito ganado en el Tribunal Eclesiástico de gobierna por un Teniente Cura que reside en dicho pueblo. Tiene una Iglesia dentro de dicha vezindad dedicada a la gloriosa y Grande Ana, Madre de María y Abuela de Jesucristo, Señor nuestro. Se afianza su Fé y Religión en el afecto que explican sus moradores a la Magestad Divina En la asistencia a dicha Iglesia al Santo sacrificio de la Misa y Rosario todos los días. Tienen varias Cofradias para explicar y confirmar la dicha Fé como son la del S.S. Sacramento la de Ntra. Sra. del Rosario, la de Animas con muchas haziendas, S. Sebastian el Niño, S. Juan Bautista, el Christo de la Misericordia, la Bera-Cruz y Concepzión como se dirá en sus respectivos lugares; Tiene en sus cercanías una Hermita dedicada a María Santisima con el titulo de la Concepzión como un tiro de Vala de distancia; tiene dicha poblazión hasta noventa casas entre las cuales ai algunas que se han hecho nuevas y otras por cima de la Iglesia se abrasaron hasta cinco en el año de mil setecientos cincuenta y dos habiendo quedado la moradora de una maltratada del fuego.

El Ayuntamiento.
En el año de mil setecientos sesenta y cinco se hizo la casa de Ayuntamiento en la Plaza con frontis de piedra, bello balcon de madera con sus salas y troxes.

EXERCICIO Y FRUTOS.-Sus moradores se exercitan en el cultivo de las haziendas y heredades de cuyos frutos viven: estos son y principales algunos granos aunque centeno, uva mil arrobas de donde dá de sí hasta mil arrobas, Castañas como tres mil fanegas: después si otros frutos como son guinda, Ziruela, melocotón, mucho higo de varias especies y alguna ezeituna para cuya molienda tiene un molino, o lagar de azeite, para lino y bastante hortaliza para el sustimiento del Pueblo: el vino blanco es muy especial. La castaña va a Madrid.

GANADO.-Su Xurisdizión cría bastantes ganados así vacunos como de cerda, y cabras con especial leche y buenos cabritos pera tambíén a pesar de los ganaderos se ocultan y se crían varios lobos muy dañinos: también abundan en caza menor también algunas corzas y jabalies por ser la dicha Xurisdizión montuosa en pinos, jaras, y rebollares.

FUENTES.-Tiene varias fuentes en especial a las cercanías de su poblazión, como son la fuente de abaxo de arco de piedra de sillería, la de los enfermos, la cueba, la Prima, las Golondrinas y la del Chorreton con la de la fuente del Pradillo: Todas en sus respectivos tiempos frescas o calientes: pero la que más surte a dicho Lugar para el vaso y común gasto es la que sale de mi cueba baxo mi balcón a do llamán las pozuelas.
De las dos gargantas ya dichas que coxen al Pueblo en medio se forma una a do llaman El Labradera o prados Valeros que son de una Capallanía de Mixaras y está hecha una, riega diversos prados y en ella muelan siete molinos de Pan, y otro que se queda en el un ramo de dicha Garganta que son ocho; los siete de esta dicha poblazión y otro de dicho Mixares.

PUENTE.-Junto al dicho Lugar despoblado de las Torres avía una Puente de Piedra ancha y larga que el año de 1655 se la llevó el agua quedando las dos Zepas en memoria da su agigantada soberbia: Por aquel país y sitio tienen su real paseo los traficantes.

MOLINOS.-En estos dichos molinos muelen los del Pueblo en dos o tres y en los otros en al verano varios lugares como son los del estado de Navamorcuende, del de Castil de Vayuela y del de La Adrada y otros.

SITIOS.-Los sitios principales de esta Xurisdizión son junto a la Poblazión son la Dehesa sitio común para el pasto de los ganados caseros, La Cerrddilla, El Chorro, La Chorrera, El Escorialexo, Las Canalexas, lo de Bartolomé Díaz, Las Majadas Viexas y otras llenos de viñas, Castañares y prados al lado del poniente.

Las Torres, Lugar perdido como se dirá al folio 25. Las vegas del río; Santa María en donde está la Hermita del Helechar con la Imagen de Nuestra Señora; El Robledo, La Ribera de Prados y los molinos dichos; la Heras, La Cantera…
EL TUDON.-Es un charco primoroso y de gran profundidad, abundante de truchas como lo son las cercanas Gargantas, todo el media día. El arroyo del Colmenar en donde está el Pinar vedado y confinante al plantío, y una fuente, las Datas de la Meaxadas, La Cerrada y el Chaparexo, todos al Oriente. Piedra Redonda, El Pinar, Vegazo de la Yagüa, Risco del Dardo, Prado Indierzo en donde ai varios prados de particulares, Prado Nuevo, La Mesa de los Elecharones, los Poiales, La Vívoras y La Pegara de los Pinillos en donde antigüamente hazían azeite de Henebro: el Austro todos estos.
RISCO GUINALDO.-Ai un Risco en este mismo sitio que se vé desde la Plaza del Pueblo de tanto vulto que dizen que al rededor tiene cuasi medio Quarto de legua cercado de Pinos; llámase por el Vulgo «Risco Guirnaldo»: No es mazizo sino se compone de muchas piedras muy amontonadas: tiene una cueba el lado del poniente cuya hondura no se ha vadeado, en sus cercanías ai varias escorias y vestiguios patentes de Fragua en donde trabaxaron los moros cuando habitaron las Españas. Aunque los naturales le dizen Risco Guinaldo puede llamarse RISCO GRIMALDO o Guirnaldo: pero yo creo que acaso se debía llamar mexor Nido de Aguilas por habitar en él pues puede el tiempo haver comida el «A» y entonces se dixe A-Gui-Naldo por nido: pero yo creo que acaso pero lo más cierto será el que por ser alto y eminente se llamase «AGRIALTO» que quiere decir Risco Agrio y Alto, que unido resulta Agrialto y ya corrompido dice Aguinaldo.
CHORRERA DE BLASCO CHICO.-Al lado del poniente se desgalga o corre una Garganta ya referida que llega hasta el Río Tiétar: en esta como media legua de la Poblazión ai una Chorrera que se divisa desde muchas leguas, que se puede llamar prodigio o maravilla: cae el agua despeñada por canal de piedra natural y sin tocar en cosa alguna en el aire baxa a unas peñas vivas y tan duras que a no ser por extremo duras como de pedernal ya hubiera hecho el agua una profundidad sin término: tendrá de alto desde donde cae el agua treinta varas o más, cae ten blanca como la nieve haciendo cola de caballo y tan veloz que a penas la vista la alcanza: en treinta o cuarenta pasos en el ivierno cuando trae mucha agua parece lluebe alrededor de la niebla que se forma de chispas.»

Como se puede comprobar, D. Jacinto rezuma cariño y amor a Gavilanes en todas estas descripciones; y gracias a ello, nosotros sus descendientes tenemos una fiel visión del Gavilanes geográfico e histórico de su tiempo.

«»Narraré tu nombre a mis hermanos»: en medio de le Iglesia te alabaré. «Salmo 21». Dícese por tradizión solamente que avía una Hermita dedicada a Señora Santa Ana: La que oi es Parroquia cuyo buque llagaba hasta los terceros postes. No consta por instrumento ni por números en qué año se hiziese parroquial. Pero en un libro antiguo de CONSTITUCIONES de la COFRADIA DE VERA CRUZ consta averse aprobado dicha Cofradía por aver Santísimo Sacramento en el año de 1642 del mes de Agosto: Las que se hallan trasladadas en el nuevo de dicha Cofradía. Y en otro libro de fábrica como por el año de 1631 se hizo Apeo y dize así «Bienes que tiene la Iglesia de la Señora Santa Ana etc». Y a la si- guiente Foxa ai una Santa visita, en el de 1659 en que se manifestó el Santísimo y se fue a la Pila Baptismal encargando al tenienta cura que era don Juan Montero Gonzalez algunas particularidades.»

Bien pudiera ser, como ya escribí anteriormente, que la tal ermita fuera la que el caballero Gil Blázquez dedicara a Santa Ana cuando reedificó Gavilanes en el siglo XIV, y que diera origen, a través de los tiempos a la advocación de la Iglesia a Santa Ana.

«SITUAZION.-Está esta iglesia situada en lo más apacible y llano, cercada de casas por todas partes y la que corresponde a la capilla mayor mira a la Plaza aunque distantes: su Fábrica es de Piedra Mampostería sin conzartar con cal; su techumbre es de madera.
ENSANCHE.-Creciendo el Pueblo dispuso engrandarla y fue desde nuestra Señora del Rasario como a la mitad del cuerpo hasta abaxo. Su antigüedad no consta pero en el Frontispicio azia el poniente se encuentran y leen estas letras «Se hizo esta obra en el año de 1698 siendo alcalde Francisco Martinez Flores» y a las espaldas al septentrion estas «costó esta obra tras mil reales» sus postes se cortaron de un castaño en la huerta del Toledano frente de las puertas del Sol.»

La piedra con la fecha e inscripción, confieso que por más que he tratado de localizarla en la pared de la iglesia, no logré descubrirla; tal vez, en alguna de las remodelaciones que sufrió el edificio, fuera destruida o colocada al revés.

«ZEMENTERIO.-Tiene un Zementerio de piedra por algunas partes con algunos respaldos; se hizo el año de 1708 cuya piedra se cortó por cima de dicha Iglesia; también en dicho año el Ossario que está entre la capilla y Sacristía por fuera.
PORTAL.-Tiene así mismo un pórtico o portal de madera labrada bastante capaz; con postes de lo mismo que se hizo según cuentas en 1727.
IMAGEN.-Encima de las puertas estaba la Imagen que oi sirve para los domingos primeros. Que dizen la traxo un relixiozo que llamaban «CANALEXAS» con el título de Los Remedios y quitada esta se pintó por el que doró el Retablo Mayor, colocándose en el mismo sitio.»

El portal yo alcancé a verlo, no así la hornacina que dice estar instalada sobre la puerta principal, y es una pena que en la última remodelación efectuada por los años 50 no se respetara la instalación antigua.

«ARBOLES.-Se conocen hasta siete olibas alrededor del Zementerio y con el decurso del tiempo, que es ruina de todo, se arrancaran con el auxilio de los aires, padrastro de los árboles; aviendo quedado solas tres, una al dicho postigo y dos junto a la capilla mayor; y el llano de esta mirando a la Plaza avía un Zerezo plantado por Isidra Zamarano el Año de 1701 o 1702, que duró hasta el de 1762 en que se secó, dedicado a honor del Santísimo Cristo de la Misericordia cuyo fruto valió un año ciento y treinta reales de bellón; avía dos álamos: uno en frente del Hossario que se arruinó y el otro aunque caduco se mantiene de frente de las campanas: en est año de 1768 le llevó el aire.
CRUZ DE PIEDRA.-Ai una cruz de piedra labrada frente de la puerta mayor de la Iglesia, redonda, con peana y dos gradas de la misma piedra para descanso de la gente, que es la primera del calvario del Pueblo: la hizo Francisco Martinez Flores, Mi abuelo, natural de la Villa de Mombeltran, el año que siendo alcalde como se dixo se ensancho la Iglesia, año de 1698 como se demuestra en la misma peana: heredó su posesión para componerla en los días que se componen las otras como también el domingo infraoctavo del Santísimo Corpus Cristi por pasar la procesión María Martinez Flores, su hixa y mi madre.
PUERTAS.-Tiene dos Puertas en cada portada de dos que tiene para las entradas y salidas de las gentes: la que se llama mayor mira al medio día y la menor o postigo azia el poniente.»

Los árboles en la actualidad han sido sustituidos por frondosos castaños de Indias. De la Cruz de piedra labrada, ni los más ancianos del lugar tienen memoria de ella. Las puertas siguen existiendo las dos, con arco románico la principal y gótico, el postigo, que me hace pensar si no sería la antigua entrada de la primitiva ermita reutilizada en la nueva Iglesia.

Describe a continuación el bueno de D. Jacinto la Capilla Mayor, con su división del resto por un arco de piedra llamado Toral, baldosas de ladrillo, púlpito de piedra, tribuna de madera y pila bautismal.

El altar mayor dice ser de dos cuerpos:

«una custodia con un medio cascarón adornado con seis columnas y un remate de figura de media naranxa con el peron de tres caras de chicotes. Tiene en el nicho alto una efigie de Señora Santa Ana con María su Hixa al lado en ademán de enseñarla a leer: Se la regaló a esta Iglesia don Salvador Chacón Sacerdote desde Lagartera, de nación andaluz en donde murio por ascenso de esta Feligresía de Lanzayta, Mixares y Gavilanes donde fue Párroco propio, anviándole a dicho Mixares y se acuerdan aún oi de que se traxo en procesión desde el sitio que llaman los Paxarejos: al lado de la Epístola en el nicho dicho que está colocado San Juan Baptista que la hizo el Maestro del Retablo al nicho del Evangelio está otra efigie de Señora Santa Ana para las procesiones que siendo viexa se retocó por el que doró el Retablo, vino de las Torres y no se sabía qué Santa era. Fue hacho el Retablo el año de 1737 por un maestro que se llamaba Manuel Escobedo; dixen era de Avila. Costó solo la hechura dos mil seiscientos sesenta reales y después en el año de 1747 se doró y jaspeó por otro maestro llamado Luis Cosón de nación Flamenco: costó tres mil quinientos reales siendo párroco don Felipe Rodriguez.»

En el capítulo II describe el Altar del Santísimo Cristo de la Misericordia, que dice estar en el arranque del arco Toral. Este altar lo hizo su tío D. Felipe Rodríguez a «sus expensas y de su hacienda» y la imagen ser de mucha devoción y refugio no sólo de los feligreses de Gavilanes, sino que a «él se acogen muchos de los circunvecinos dando varias limosnas…», y termina: …«y para que mexor sea asistida la imagen se le nombra un Mayordomo todos los años».

«ORIGEN Y PRINCIPIO DE ESTA IMAGEN.-Y para que no se ignore para la posteridad y en el tracto sucessivo el, Principio y Origen de esta lmagen, yo, dicho teniente, pongo con toda fidelidad las notizias que he podido extraer de personas fidedignas y principalmente de un sacerdote que se llamaba don José Muñóz Blanco, natural de la Villa de Mixares antigüo y experimentado como también de varias personas de este pueblo que conocieran a algunos vezinos de las Torres.
Avía un lugar sujeto a esta Feligresía de Lanzayta, Mixares y esta de Gavilanes; un lugar digo que se llamaba Las Torres, junto al río Tietar a distancia de media legua y de este más de una legua o una larga: cuyos vestigios se mantienen en algunas paredes de casas arruinadas: pero especialmenta una hermita grándísima que tienen el nombre de La Iglesia de La Nava: caida la capilla mayor y sólas las paredes del cuerpo en pie: otra con el de Iglesia pues tiene las Torres de espadaña de piedra sillería, su Sacristia de Bóbeda, paredes vestigios de parroquial cuya pila da Baptismo está en la Iglesia de Pedro Bernardo como consta de su libro de Becerro; este lugar se arruinó en el año de 1703 o 1704, quedando en el sólos dos vecinos que se llamaban Diego Estívarez y Antonio López con su mujer a hijos, los que venían a misa a este pueblo; cuyos descendientes conservan hoy el apellido de López. Lo uno por ser pocos y la otro por quemarles sus casas se recogieron a esta lugar de Gavilanes.
En cuya Iglesia solo avían quadado algunas Imagénes y entre ellas la del Santísimo Cristo da la Misericordia de que tratamos: viendo cuatro personas de Mixares como estaba esta Imagen (sin duda por celo) sin la veneración debida dispusieron llevarla a dicha villa; lo que exacutaran una noche del año de 1793. El uno de ellos se llemaba Isidro González de oficio carpintero y aviéndole puesto enarbolado en el Zementerio de su Iglesia con animo de colocarla en ella, por la mañana una persona que madrugó a sus menesteres viendo cosa extraordinaria se llegó a dicho Zementerio, el que desampararon los cuatro: Este dió cuenta al Párroco y este diola el párroco propio que en aquellos tiempos aún vivía en su capital de Lanzayta, quién dió parte al Tribunal Eclesiástico de la Ciudad de Avila, el que dispuso le volviesen los de Mixaras a su respectiva Iglesia: Dándosela a esta de Gavilanes (sin duda sería por no tener entonces imagen Magna de Cristo Cruzificado) son otras alaxas de que se hará mención en sus respectivos lugares.
Los de Mixares antes de devolverle a las Torres, le retocaron y hizieron una comedia en dichas Torres y desde allí se traxo procesionalmente a esta Iglesia donde se colocó en una caxa grande pintada que se quitó cuando se le hizo el retablo qua ahora tiene, era teniente aunque no se sabe ciertamente don José Vélez natural del lugar de Santa Cruz de este Señorío y mayordomo el ya dicho Antonio López aviéndose coxido de limosna en la procesión hasta 216 realas y 17 maravedises como consta de un librito de cuentas antigüo en que se asentaban los cargos y datas de la Mayordomía de dicha Imagen.
Aunque dixe era el que está en blanco arriba Teniente cura no era sino don Francisco Garcia Crespo, montañés, el mismo que dexo a las Animas mucha hacienda y la casa a la Iglesia en donde se enterró.»

Describe a continuación los Altares de San Sebastián, a quien le asisten dos mayordomos: «su antigüedad no se descubre por capítulo alguno…», y el de Nuestra Señora del Rosario, «…y para que la Imagen del Rosario se adelantase en decencia se la pintó por el mismo que doró el Retablo Mayor…».

«LA TORRE.-Tiene esta Iglesia de Señora Santa Ana una Torre espadaña de dos cuerpos con dos campanas una mayor que otra y aunque antes avía las mismas en número no en calidad, pues se fundieron trayendo metal campanil de la Villa de Arévalo. Llamábase el maestro Felipe de la Vega, Asturiano; la una de las dos que se fundieron era del lugar ya expresado de las Torres que con otras alaxas le tocó a esta Iglesia: tiene encima de las Campanas en el plano del remate un nicho pequeño para poner un esquilon o zimbanillo.
SACRISTlA.-Avía una Sacristía muy pequeña y en el año de 1776 se ensanchó.
TORRE NUEVA.-La Torre Nueva se comenzó el día 27 de julio del año de 1780 a partir piedra: y a fundamentar el día 20 de agosto; y se pusieron las Campamas el día 15 de octubre. La hizo Josep sobrinos, Gallego; costó de maestro 3850 reales y de materiales quinientos reales; es de advertir que los vecinos dieron los solteros un peón cada uno, los de las cabellerías persona y ésta y los de los carros persona y carro, de limosna.»

Esta torre yo la he llegado a conocer en su estado primigenio hasta la reforma de los años 60, quedando en su aspecto actual.

«POSTES DE LA IGLESIA.-En el año de mil setecientos setenta y seis (1776) se hicieron ocho postes de piedra de un canto que se cortaron en la huerta del Nogalexo llamábase el maestro Josep sobrinos Gallego. Los cuatro del portal de piedra se cortaron de la misma pieza de los de arriba dicho año con el árbol de la Cruz de la Fuente de abajo y otro el Postigo.»

Esta noticia, que para el resto de los conciudadanos pudiera carecer de interés, no es así para mí, pues la «Huerta del Nogalexo», de donde se sacaron las piedras para la construcción de los postes, ha sido propiedad desde tiempos pasados de mi familia y en la actualidad es donde un servidor tiene su casa, que es la de ustedes también.

Otra noticia que cita D. Jacinto a continuación es que ante la pertinente sequía de aquel año 1779, se sacó en solemne procesión al Cristo de la Misericordia, y «…al sesto dia llubió copiosamente y se fertilizó el campo…».

«CALVARIO.-El viacrucis de piedra al rededor de la Iglesia se hizo en el año de mil setecientos ochenta y nueve (1789) a costa del que firma excepto las tres cruces de la Crucifisión que las costeó dicha lglesia de orden del Tribunal; se cortó al arroyo del Barranco y mediante la facultad que logré de su Santidad el Señor Obispo de estos tiempos de bendecir cruces e Imágenes etc. concedido a los Párrocos, yo su Vicario la bendije el día seis de septiembre de este año ya dicho con la solennidad que se requiere y lo firma don Jacinto Rodriguez Flores.»

De la existencia de este Calvario, las sucesivas reformas en el entorno de la Iglesia han dado al traste con todo los sitios exactos donde pudiera estar situado.

De los años 1800 dice: «…Salió en procesión el Santisimo Cristo de la Misericordia en las Guerras de Francia…», y comunica a sus feligreses que mientras dure tal contienda están exentos del ayuno de carne a excepción de ciertas fiestas notorias.

Dedica D. Jacinto el capítulo III a «Los Fundamentos Espirituales de la Iglesia»: «Aviendo tratado en el capítulo antecedente de la fábrica material o de la Iglesia material, resta en este decir de la Iglesia fomal y Espiritual…», y añade: «…Esta congregación se halla en esta porción de Fieles que se compone de doscientas y noventa personas de comunión y cuasi otras tantas del grado ínfimo o innáviles y no capaces de dicha Comunión; rígense en el actual exercicio por un Párroco o cura cuya residencia la tiene en Mixares, otro anexo, hixos de la Iglesia de Lanzayta, su matriz pero por cuanto es dificultoso su presencia a todas horas la Gobierna un Vicario…» Así pues, el título de D. Jacinto es el de Vicario o Teniente Cura de Gavilanes y el párroco lo es el de Mijares y como iglesia matriz la de Lanzahíta. En mi niñez esto seguía sucediendo así: D. Nicomedes era el párroco de Mijares y vicario de Gavi- lanes, donde bajaba todos los domingos para celebrar misa «caballero a la jineta», como ya dije en otro capítulo anterior.

En el II fundamento (cap. III) nos dice que la Iglesia de Gavilanes tiene por advocación a Santa Ana: «… A esta dichosa y feliz Santa se acogen en sus necesidades sus devotos y la hacen su obsequio anual en el dia 26 de julio. No se ha descubierto el motivo del elegir a esta grande Ana por titular y Patrona de este pueblo de Gavilanes.» Es obvio que D. Jacinto no había logrado leer el Compedio de Poblaciones del caballero Gil Bláquez, en el que, como ya expliqué en capítulo anterior, dedicó varias ermitas de los pueblos por él reedificados (Nava La Solana, Lanzahíta, etc.) a la excelsa madre de María, Santa Ana. Continúa haciendo relación del resto de los fundamentos; a saber: Nuestra Señora de la Concepción, en su ermita; la Vera Cruz, La Circuncisión del Niño Jesús, el Señor San Juan Bautista, las benditas Animas del Purgatorio y la Asunción de Nuestra Señora.

El capítulo V lo emplea en dar la relación, con nombres y apellidos, de los Mayordomos de la Iglesia en los últimos años.

El capítulo VI está dedicado a «Las Propiedades y Raices de la Iglesia según el Apeo del año 1760». «Aviendo tratado de los fundamentos de esta Iglesia resta ahora indagar y anotar para mayor seguridad las Propiedades de que goza dexando las cargas para su lugar…» Lo hace ante el notario ordinario D. Manuel González de Rivera, quien da fe de ello y lo rubrica.

Esta extensa relación de muebles e inmuebles lo componen: Una casa con corral e higuera cabe a la Iglesia, una vega en el río de 8 fanegas, otra de 6 fanegas, una tercera «en las islas» de 4 fanegas, otra dedicada a centeno de 4 cuartillas, en el pago de Las Ontanillas, «término de Mixares de caber 2 fanegas y media de centeno», otra en los Andrinillos, labrado de 5 fanegas de centeno, una más en el Cambrional de 2 fanegas y media, otra en la Peguera del Chorro de 2 fanegas y finalmente otra en los Antolines de 2 fanegas y media de centeno.

PRADOS: «Tiene esta Iglesia un prado a do dicen las Tapias de tres peonadas… Otro que se dice del Fresno de tres peonadas… Otro a do dicen el Chorro con un pie de castaño de dos peonadas de siega San Juaniego… Otro a do dicen la Cerrada de dos peonadas… Otro a do dicen la Veguilla de dos peonadas de siega… Otro en prado Indierzo de media peonada San Juaniego… y en dicho sitio de Prado Indierzo otra suerte de media peonada…»

En el folio 225 (Cargo de Animas) se escribe:

«Con asistencia del Sr. D. Jacinto Rodriguez Flores, Teniente Cura en este lugar de Gavilanes por ante mí el Notario propio y público y vecino de dicho lugar en cumplimiento de la Orden de Santa Visita se registraron los papeles de la Iglesia Parroquial de Sra Santa Ana y no se encontrando alguno, que acredite esta memoria se dá por cierta por estar en su tabla general de Aniversarios, en donde se halla posehe y obtiene la Cofradia de tiempo inmemorial de las Benditas Animas un Prado al sitio de la Cerradilla, sanjuaniego, sobre cuia mitad está impuesta una Misa cantada con ofrenda acostumbrada, la que se dice del GALLO después de los maytines a la media noche, por el ANIMA de ANA DIAZ, que donó y cedió dicho Prado a dicha Cofradia para cuia verdad lo firmó dicho Sr. Teniente e yo en dicho lugar de Cavilanes y septiembre uno de mil setecientos seseta y ocho.

D. Jacinto Rodriguez Flores

Ante mí
Manuel Gonzalez de Ribera.»

Este prado he llegado a conocerlo como propiedad de la Parroquia hasta que en el año 1968 D. Feliciano Cantalejo, cura-párroco de Gavilanes, lo vendió a Cáritas de Madrid, que en la actualidad lo dedica a instalación de sus campamentos de verano. En cuanto a la carga, al menos hasta ese año, se cumplía religiosamente, nunca mejor dicho, en la misa del Gallo.

«CASTAÑOS.-En el sitio del arroyo de la Cueva ai ocho castaños… En el arroyo del Barranco tiene otro castaño… En el arroyo del Colmenar otro castaño… Al sitio de la Gargantilla a la vereda de las olivas, otro castaño… En el prado de la Veguilla tres castaños, digo cuatro… Al arroyo de la Cerrada se hallan cuatro castaños… A do llaman la fuente del Tiradero tiene otro castaño… Al sitio del Cerrillo otro castaño… Al pago del Olivarexo cinco castaños… Al sitio del Risquillo un castaño… En el barrio de la Iglesia un pie de peraigo… en esta forma se concluyó este capitulo de las propiedades de esta Iglesia de Señora Santa Ana de este lugar de Gavilanes… junio seis de mil setecientos y setenta y ocho, y lo firma D. Jacinto y dá fe el Notario Manuel Gonzalez de Ribera.»

Como puede comprobar aquel que haya tenido la paciencia de leer esta relación de bienes de la Iglesia, D. Jacinto debía sacarse sus buenos maravedíes de las rentas y ventas de sus frutos, y ahora me viene a la memoria aquel dicho que en estos tiempos difícil es de entender: «Vives mejor que un cura.»

En el capítulo XII recoge D. Jacinto las Fundaciones, Aniversarios y memorias de Misas de la Iglesia, ordenándolos por meses y señalando los días y Santos de cada Fundación. Como son largos datos que a mi entender sólo tienen interés religioso, y para no cansar al amable lector, paso por alto la transcripción de fechas y misas celebradas.

En el relato de D. Jacinto Rodríguez Flores no podía faltar, y así es, la referencia a las Cofradías y Mayordomías de su Iglesia. Estas organizaciones eran verdaderas asociaciones no sólo religiosas, sino que por su aspecto social influían en la vida de nuestro pueblo con costumbres propias e incluso ritos folclóricos.

«Capítulo XV.

DE LAS COFRADIAS Y MAYORDOMIAS CON SUS CARGAS.-Aunque todas las cofradías son mayordomías no todas las Mayordomías son cofradías porque pare ser verdaderamente cofradías han de estar aprobadas por el muy Ilustre Sr. o Tribunal Eclasiástico pero las Mayordomías no pidan esta aprobación por lo que en esta Iglesia de Señora Santa Ana ai de ambas clases: Pero para el tracto sucesivo las pondrá separadamente para su mayor claridad e inteligencia de ellas pues las más son fundadas en una caridad o unión en caridad para servir a nuestro Señor por medios de sus santos, para tenerle grato y a los santos propicios en sus necesidades así espirituales como temporales y corporales.»

Va enumerándolas por orden de importancia y antigüedad. La primera es la Mayordomía de la Parroquial Iglesia de Señora Santa Ana, y porque me merece mención especial, dada su capacidad de supervivencia durante cuatro siglos y su influencia en la vida religiosa de este Pueblo, transcribo su totalidad a continuación:

«MAYORDOMIA DE LA PARROQUIAL IGLESIA DE SEÑORA SANTA ANA DE ESTE LUGAR DE GAVILANES.-Siendo preciso el que la fábrica de esta Parroquial Iglesia de Señora Santa Ana tenga quien cuide de sus propiedades de sus provisiones y sus cobranzas se hace de oficio y cargo de la justicia en nombre de sus fieles católicos que la compensan nombrar un sujeto da calidad, advertencia y caudal para lo que se ofrezca y vaya expresado: por lo que se dirá cómo ha muchos años que esta Parroquial de Señora Santa Ana de este lugar de Gavilanes goza su mayordmo, pues se puede ver el folio 65 donde se cuentan los mayordomos y según la inquisición o registros de libros sólo se ha podido averiguar desde el año 1656 creyendo los hubiese años antes pero por falta de libro de fábrica y razón alguna no se puede saber el año fixo.
Para nombrar este mayordomo se juntan las dos justicias cuando han de hacer esta diligencia para la venidera justicia que es por diciembre, advirtiendo que el mayordomo dura con su actual mayordomía dos años de Navidad a Navidad. Estas dos justicias es a saber la pasada y presente eligen dos o tres sujetos desocupados beneméritos de conciencia, habilidad, literatura y caudal después los presentan al señor cura propio si se hallare y sino a su teniente cura para que entre su merced y la justicia presenta elijan al más conveniente haciendo dicho señor confimación entre los demás señores en esta mayordomía. Hecha la elección la justicia manda a su Fiel de fechos propio pura que le notifique y vea si lo acepta a no quedando por diligencia. Bien se hecha de ver en esta notificación con dicho Fiel ser esta mayordomía cargo concegil quedando constituido por personas de las más dignas del pueblo, con asiento en la capilla mayor, con obligación de ir a ofrecer en dicha justicia en la misa mayor siempre que ésta vaya: también se le guardarán los huecos de tres a tres años habiendo sido o para nombrarle de justicia bien que sino hubiese otro más proporcionado, lo será, pues más vale se quebrante un año que no que no haya quien sirva a nuestra madre la Iglesia. Dixe que avia de ser persona hábil y de caudal porque si no lo es y lo gasta en sus dos años sin tener con que satisfacer los alcances a dicha iglesia queden pendientes, los seis nominadores que son alcaldes y residores, a su satifación pues estos fueron los que lo miraron y propusieron a dicho sujeto para su elección.»

La segunda en antigüedad e importancia es la Cofradía del Santísimo Sacramento.

«La segunda cofradía o mayordomía sita en esta Parroquial Iglesia de Señora Santa Ana de este lugar de Gavilanes es la del Santísimo Sacramento del Altar o de la Minerba cuya antiguedad consta del libro antiguo en donde están por cabeza las constituciones de ella y su aprobación por el Tribunal Eclesiastico de la ciudad de Avila en el año de 1672 en el mes de Mayo cuyas dichas constituciones y aprobación se coloca aquí como esté allí en dicho libro por paracer tendrá en este más permanencia: «Yo Manuel González de Ribera vecino de este lugar de Gavilanes, Notario ordinario por autoridad ordinaria y púbica doy Fé y verdadero testimonio como ante el Sr. D. Jacinto Rodriguez Flores, Teniente cura en este lugar ya referido».»

Se extiende a continuación con la relación de las diversas Ordenanzas de la Cofradía:

… «Ordenamos que el hermano o hermana que entrare en esta Santa Cofradia pague de entrada 18 maravedíes… Ordenamos que cada año en el dia del Santisimo Sacramento si fuere e posible se haga un auto Sacramental por lo menor y si pudiera ser hacer más comedias las hagan sin haber en esto escusa… Otrosi ordenamos que los mayordomos pidan todos los domingos del año limosna para las fiestas del Santisimo de puerta en puerta y que paguen la demanda de sus bienes lo que moderaren los demás oficiales y sola dicha pena pidan un dia por agosto por las heras… Se junten los oficiales y nombren un alcalde y dos mayordomos y un escribano que sirva la dicha Cofradia… Otrosi ordenamos que el dia que los hermanos hicieran la fiesta se les dé una comida honesta y la misma comida se les dé a los danzantes y támbor… Otrosi ordenamos que el Alcalde de esta Cofradia tenga poder para maherir danzantes siendo hermanos y los tales malheridos danzen en servicio de nuestro Señor… Otrosi ordenamos que si algún hermano de esta Santa Cofradia supiera que sea tamboritero y taña so pena que a su costa se traiga otro que lo haga…»

El acta de aprobación está fechada en Avila en mayo de 1672 y sus estatutos reflejan e informan no solamente su carácter religioso, sino también el comportamiento social de sus componentes con datos tan curiosos como que aquel cofrade que posea un tambor lo tañara y danzara delante del Santísimo los días de procesión. Continúa el relato con las Constituciones Locales de la Cofradía:

«… En el dia del Señor por la tarde el escribano lee el nombramiento de los mayordomos (dos) y los dos alcaldes tomando las varas a los alcaldes… Tienen obligación a que concurren los alcaldes de asear la Iglesia trayendo ramos por dentro y yerbas olorosas como tambien poner sogas altas alrededor de la Iglesia y avisar en cortesia a las casas donde tengan ropa y alaxas para que lo lleven…
El día de la Ascensión del Señor también hacen la misma Diligencia de los ramos y yerbas olorosas así a vísperas como a misa.
Llegado el día del Señor tienen la misma costumbre de Ramos y Yerbas olorosas: la víspera que es el miercoles estan exentos de los caminos a que asisten los demás del pueblo para su composición por razón de la ocupación en sus disposiciones a ser mayordomos así como alcaldes: Antes de vísperas o antes da madiodía tienen obligación de estar con el Señor cura para que se sirva mandar tocar a vísperas pues sin ese recado o atención no la hará; llegada la hora y tocado vienen a su casa a que asista la Justicia del pueblo con el tambor si le tienen echando un cohete y dicha vísperas si tienen convite que es ya de costumbre le comvidan al señor cura si tienen fuegos comienzan a echarlos a las puertas la iglesia y lo restante en la plaza teniendo en ambas puertas luminarias y después llendo a las puertas de los notificados para mayordomo echan otro cohete a cada puerta: por la mañana a misa hacen la misma diligencia y a vísperas a la puerta del Sañor cura; se pone su Majestad patente se canta Sergia, se ofrenda, se dice misa y después buscadas personas para palio y velas se hace la procesión general. Se vuelve a poner su Majestad en el cascaron y por la tarde se vuelve y se hacer la procesión en el circulo de la iglesia por dentro y hecha al portal suyo se hace el nombramiento de mayordomos alcaldes y fiel describano como se dixo y después tambien se va al convite sucediendo lo que la víspera; tienen obligación de renovar las cuatro hachas todos los años y ponerlas de dos libras de cara cada una.»
«MAYORDOMIA O COFRADIA DE Nª Sª DEL ROSARIO.-Esta Cofradia del Santisimo Rosario de María, Señora Nuestra, consta de dos mayordomos vecinos de este lugar, nombrados el primer domingo de octubre… En el dia de Nuestra Señora de la Purificación ponen en Nuestra Señora una vela blanca de cuarterón, una rosca de pán cocido de trigo para el ofertorio y otra rosca más pequeña en el Niño para el Sacristan…»

El resto del capítulo está dedicado a las obligaciones religiosas de los mayordomos, así como sus actividades sociales. Por su interés, transcribo íntegramente a continuación la curiosa tradición de la Mayordomía de las Doncellas de Nuestra Señora del Rosario y Señora Santa Ana, lamentando que tan bella y bonita institución haya desaparecido de la vida religiosa de nuestro pueblo; dice así:

«MAYORDOMIA DE LAS DONCELLAS DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO Y SEÑORA SANTA ANA.-La mas antigua mayordomía presumo que es ésta de las cuatro doncellas que sirven a nuestra Señora del Rosario las dos y las otras dos a Señora Santa Ana, pues en las cuantas que le tomarón Andrés Díaz por los años de 1656 y 57 se hallan los ramos con lo que toca a la de Señora Santa Ana y el Señor provisor del Obispado de Avlla en el año de 1683 habiendo sido informado de que esta Cofradía era de tiempo inmemorial la concedio varios privilegios por ser la mayordomía primera fundada en esta parroquial Iglesia de Señora Santa Ana de este lugar de Gavilanes: a la que como patrona y titular tributaban sus devotos fieles como única función cuya festividad, razón y formalidad es como se sigue: La Señora Justicia entes de la Pascua del Espíritu Santo se juntan y alixen dos doncellas que tengan la edad de catorce o a lo menos doce años si las hay para Nuestra Señora del Rosario y otras dos para Señora Santa Ana y pueden ser de ambas así de Rosario como Señora Santa Ana en distintos años como por ejemplo este año cumplen las de Señora Santa Ana) pues pueden ser elexidas en otro distinto año para nuestra señora: Hecha la elección se la presenta al párroco para que vea si tienen algún impedimento para que no puedan servir y aceptada dicha elección el sacristán las publica el segundo día de dicha patrona. Aceptando el cargo todos los domingos por las mañanas antes de misa mayor salen a pedir por las calles y de lo que cogen compran huevos y al salir de dicha misa a do llaman las olivas, ya cocidos los ponen en un canto en un oyito para que las gentes los tiren con esta condición que apuntados tantas pedradas por ejemplo ocho piedras si en estas ocho a distancia proporcionada; no le dan al huevo dan la limosna de un cuarto 1/4 y si le quiebran se quedan las mayordomas sin él y sin la limosna. También de mancomúm salen a pedir por las heras del lugar a que los labradores acuden con algunas haces de grano para ayuda de los remos que tienen que poner. Las dos que sirven a Señora Santa Ana antes de llagar su día amasan una fanega de trigo esmerado entrambas y la hacen roscas de dos libras; buscan cinco ramos de algún árbol hermoso el primero mayor que los otros, en este primero ponen dos pollos y siete roscas y en los otros solo las roscas, siete el número con bastantes huevos; Llegada la víspera de Señora Santa Ana y dichas vísperas inmediatamente desde la Iglesia con repique de campanas sale el Párroco y Justicia si han asistido a dichas vísperas y otras capitularas y van a la casa de la mayordoma donde estuviesen los ramos y ellas tandran prevenidos personas que los conduzcan a la iglesia a cuyo acompañamiento van las cuatro de comunidad tocando sin mantillos en las cabezas hasta dicha iglesia siguiendo a dichos ramos un cirio de cera blanca que dicha iglesia tiene para esta ocasión y de nuestra Señora; Habiendo llegado al portal con el acompañamiento se apregonan uno por uno cuya limosna es para la fabrica de dicha parroquial para cuyo asiento está presente el mayordomo de dicha fábrica quien está obligado a cobrarlo si acaso dá alguno de ellos fiado pues se hace cargo y es producto de dicha iglesia. Por la mañana los sacan en la procesión de Señora Santa Ana cada cual el que o en quien se rematara; la mayordoma va a ofrecer a misa el ofertorio con diferencia que en este día las de Señora Santa Ana ponen en la Salvilla una rosca cada una y las de Nuestra Señora Ochavos. Las dos mayordomas de Nuestra Señora del Rosario luego que llega el día 15 de la ASUNCION en agosto hacen la misma prevención de roscas y ramos con la diferencia que si en la festividad anterior fue a vísperas; en esta es el llevar los ramos con el mismo acompañamiento antes de la Misa mayor despues de haber besado que llaman a misa: Se hace la propia diligencia de apregonarlos cuya limosna se llevan los mayordomos de Nuestra Señora del Rosario que tienen al cuidado; del mismo modo ofrecen a Misa todas cuatro, ofreciendo roscas estas del Rosario se llevan los ramos a la procesión qua se hace alrededor de la iglesia por fuera con Nuestra Señora.»

COFRADIA DEL SANTISIMO CRISTO DE LA MISERICORDIA.-Esta Cofradía no existía hasta el año 1703 en el que se funda en Gavilanes. Parece ser que fue trasladada dicha devoción, al mismo tiempo que la imagen, desde el desaparecido pueblo de Las Torres. «…Esta Cofradia del SSº Christo de la Misericordia, que es el mismo que en el año mil setecientos tres se traxó del Lugar de las Torres… y se reduce a mantener una cordial devoción a dicha Imagen…» Se festejaba el día 14 de septiembre, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, paseando en solemne procesión la referida imagen, imagen que al igual que las de San Sebastián y San Juan Bautista desaparecieron (creo que mutiladas y posteriormente quemadas) en los absurdos, tristes y azarosos primeros meses de la guerra civil del 36.

MAYORDOMIA DE LAS BENDITAS ANIMAS.-Mención destacada merece la Mayordomía de las Animas. Esta Fundación administraba los bienes y posesiones del resto de las fundaciones. Admitía y recibía continuas donaciones en fervor de las Benditas Animas del Purgatorio. La presidían las Justicias y el párroco, quienes nombraban mayordomo por un año con la misión de supervisar y negociar las posesiones materiales de la Mayordomía, así como las obligaciones tocantes al culto religioso.

«Ai también en ésta dicha Parroquial de Sª Sta Ana de éste lugar de Gavilanes una Mayordomia digida para pedir limosnas y cuidar de algunas haciendas que tienen Las Benditas Animas del Purgatorio: Para nombrar Mayordomo todos los años se juntan los tres de Justicia y el Párroco antes del día dos de noviembre en que se celebra la Conmemoración de los Difuntos. Y nombrado corre desde el día después de dicha Conmemoración. Tiene obligación a poner ofrenda en la Octaba, assí a Visperas como a Missa, dar o llevar el Pendón y las achas de Animas; tiene que llevar ofrenda a todos los aniversarios cantados que tiene dicha Cofradia poniendo zera y dinero acostrumbrado y lo mismo en el día de los difuntos: ha de pedir por las calles todos los Domingos entes de Missa Mayor, y en ésta todos los dichos domingos y dias de Fiesta al acabar dicha missa y si hubiese alguna rezada en algún día de función, en que vaia mucho gente también procurará ir a pedir para las Animas…
También en sus tiempos dará de remate a la puerta de la Iglesia y rematará las heredades, Propiedades, Prados y Castañares con la precisa obligación de cobrar sus rentas, dándolo a personas que lo paguen y si quiere puede pedir fiador para asegurarse, procurando hacer siempre a fabor por las Benditas Animas.
Llegada la Conmemoración de todos los Difuntos haze la misma Diligencia de ofrenda y las dichas debidas cosas arriba expresadas.
Las Benditas Animas tienen varias Propiedades como se pueden ver en el Apeo, que se hizo en el año de mil setecientos cinquenta y seis, que por no molestar no se copia aquí: como son prados, labrados, huertos, castañares cerrados y sueltos, perales blancos y verdinales, con varias olibas. Todo lo cual está a cargo de dicho Mayordomo como también las otras Limosnas, que se apregonan a la Puerta de dicha Iglesia.
Pasado el dia de difuntos quanto antes se le notifica al Mayordomo por el Notario si le ai o fiel de fechos para que acuda a casa del Párroco, el que por antedicho Notario o fiel de los fechos se le toman las Quentas de aquel año haziendo su Cargo y Data.
Y por cuanto las haciendas, que dexaron los antiguos Devotos están grabadas con varios aniversarios así rezados como cantados, y no obstante en la tabla general de todas las Missas y meses… se haze preciso el hazer otra más particular de Aninas…»

Escribió a continuación D. Jacinto la Tabla de Aniversarios de Animas y ciertas memorias de Aniversarios, muchos de ellos repetidos en las Fundaciones. De las Capellanías «…que fundó el Concejo de éste lugar de Gavilanes… fundó esta Memoria o Capellania para bien de sus moradores presentes y futuros en el año 1711 y presentada en el de 1714 a Don Phelipe Rodriguez, siendo Patronos: Manuel Martínez Olalla, Faustino Vegas y Juan López: Alcalde y Rexidores…». Describe inmediatamente los beneficios que se derivan de esta Capellanía, como son: castaños, olivos, prados, viñas y tierras de pan llevar… «Es bastante para congrua sustentación bien administrada…»

Le sucede el capítulo dedicado a la Lista de Mayordomos, que comienza en el año 1656 y termina en 1732. En ella constan los nombres y apellidos de nuestros antepasados por aquellas fechas, donde muchos de los vecinos de hoy podemos encontrar nuestro árbol genealógico.

Pone D. Jacinto seguidamente ciertas Comunidades foráneas que pueden ejercer algunos ritos religiosos en nuestro pueblo, como son «venir a Misión en la Santa Cuaresma y decir una noche un sermón y por la mañana confesar…», y las señala:

«La Comunidad de Santo Domingo en Nª Sª de la Torre extra muros de la villa de Mombeltran de este Estado. Piélago: El convento del Santo Desierto de Carmelitas de antigua observancia del Estado del Castil de Vayuela y Navamorcuende. San Pedro de Alcantara, extramuros de Arenas y en Talavera: Convento de San Francisco, convento de San Agustín y el convento del Carmen Descalzo de dicha villa.»

Índice del Libro de Becerro

El capítulo XX lo dedica a hacer inventario de los Libros de esta Iglesia; así hace constar que «…Ai un Libro de Fábrica o Quentas, de esta Parroquia… De Baptizados y casados en uno… Otro de Baptizados solámente… Ai uno de Difuntos derrotado al principio como con medias hojas… Libro de Ánimas con inventario de las posesiones… y el Libro de la Vera Cruz: tiene la Cofradia de Vera Cruz un Libro de sus Quentas, que al presente rige y comienza con las Constituciones…», noticia esta extraodinaria, pues nos da a conocer de una Cofradía de la Vera Cruz no relacionada en el capítulo de éstas ni en el de las Mayordomías. En el libro de becerro del vecino Pedro Bernardo, la Cofradía con mayor antigüedad, 1575, es precisamente ésta, la de la Vera Cruz, lo cual me hace sospechar que la de nuestro pueblo no le iría a la zaga. El porqué de su omisión en nuestro libro de becerro, dada la meticulosidad de D. Jacinto, lo ignoro.

Termina el Libro en el capítulo XXI, dedicado al Inventario de los papeles del Archivo de la Iglesia. Es de destacar el Legaxo 2.º: «Erección y origen de la Hermita de Nª Sra. de la Concepción y combenio a fabor del Teniente Cura…», y lo firma «…en este lugar de Gavilanes y Julio veinte de mil setecientos y setenta y nueve».

D. Jacinto Rodriguez Flores.

Con este capítulo, su nombre y rúbrica puso fin al Libro de Becerro nuestro primer historiador, que Dios guarde en su seno, y que gracias a él, tres siglos después, nosotros podemos conocer aspectos importantísimos de su historia, no sólo eclesiástica, sino costumbrista y folclórica. Gracias muchas, D. Jacinto. Valete.

Volver arriba